Entrevista realizada al profesor salvador rivas



 

 

Como parte de la conmemoración de los 50 años hemos querido aportar la experiencia vivida por uno de los profesores de tiempos pasados cuando la escuela apenas iniciaba su labor, y esto fue lo que don Salvador Rivas, distinguido maestro en la Escuela Benjamín Herrera y profesor de matemáticas en el Colegio del Pilar nos narró:

 

Entrevistador:

Encontré a don Salvador en el patiecito de su casa, ubicada 50 mts. oeste de la farmacia Fischel en Escazú Centro, a sus 85 años, estaba ejercitándose ya que según él la buena alimentación y algunos ejercicios son capaces de mantener el cabello negro y la piel tersa, materia en la que se instruye cada día.   Al decirle el   propósito de mi visita se sintió un tanto inquieto, pero no se negó, eso sí enfatizó que ni fotos ni videos, ya que eso es como vanagloria y no le gusta figurar, pues ama la sencillez y se considera de personalidad tímida.

 

Don Salvador:

Inicié mis labores en la escuela de San Antonio, en el año 1955, luego regresé a mi país, y no fue posible encontrar trabajo por lo que   volví a Costa Rica, solicité plaza y se me asignó en la Escuela Yanuario Quesada en 1957, ya habiendo iniciado el curso lectivo. Al finalizar éste volví al Salvador y de nuevo no tuve oportunidad de trabajar siendo  mi propio país, y habiendo recibido mi  preparación ahí.

Al regreso fui nombrado en la escuela Venezuela, estando ahí tuve que solicitar licencia para ir a mi país, pues mi madre estaba con problemas de salud, al regresar me habían sustituido y que problema porque para ese entonces  ya había formado mi propia familia,  me dirigí de nuevo al ministerio y gracias a mi buen curriculum me restituyeron inmediatamente en mi plaza, lamentando claro que el compañero nombrado en  mi lugar  quedara sin trabajo . Yo creo que si alguien se esfuerza por hacer bien su trabajo y se entrega, esto se le reconoce y siempre recibe apoyo.

Después de un tiempo se nos comunicó a varios colegas que habíamos sido asignados para trabajar en la nueva Escuela, entre compañeros que recuerdo estaban Fernando Benavides, Vilma Conejo, Carmen Víquez, Socorro Madrigal, Elvia Clemencia Madrigal. Todos muy distinguidos y docentes con gran vocación.

La razón de construir otra escuela fue porque la matrícula de la Venezuela había aumentado demasiado y ya no podía recibir a  más niños, no  recuerdo algunas cosas administrativas, pero sí que iniciaríamos bajo la dirección de don Rafael Ángel Borbón, en este período la escuela sólo contaba con el primer pabellón y una gran área verde, por tal razón practicábamos la agricultura y se les repartía a los niños los productos de la misma , pues no contábamos con comedor; todo el personal docente impartía agricultura aunque no era parte del curriculum solicitado, la materia no era obligatoria desde el ministerio  pero sí se contemplaba en la nota. 

La primera graduación de sexto grado fue en 1969, la escuela inicio en 1967, muchos estudiantes fueron trasladados por razón de su domicilio.

 

Entrevistador:

Don Salvador por qué estudió educación?

 

Don Salvador:

Al terminar mi período escolar, quise estudiar un oficio para poder financiarme estudios superiores, siempre soñé con ser médico, sin embargo  no fui admitido ni como carpintero, ni como barbero, fue entonces que surgió en mi país la oportunidad de una beca completa en educación, el anuncio fue publicado en el periódico, viaje desde mi pueblo a la capital y realicé la prueba de admisión. La formación fue por 5 años muy rigurosa, eran profesores de Chile, me titulé con énfasis en Matemáticas y esto me permitió trabajar también en el Colegio del Pilar.

Ya retirado he recibido la visita de estudiantes que incluso viven en otro país y dicen recordarme con aprecio, esto ha sido muy gratificante, a pesar de que en mis inicios era un profesor arrogante, exigente, y no fue sino hasta que fui padre de familia que aprendí a relacionarme mejor con niños. Mis hijos fueron   mis maestros en este aspecto.

Una noche vino a visitarme Jorge Acevedo, a quien le insistí q se dedicara a cantar pero nunca aceptó el reto, estuvimos haciendo recuerdos.

 

Entrevistador:

Don Salvador tendrá usted una foto de sus tiempos de maestro en la Benjamín.

 

Don Salvador:

Pues sí ha de haber, también han venido a pedirme los del periódico  El Informador, pero me he negado porque ya le digo que soy tímido y eso me daría mucha vergüenza.

 

 

Entrevistador:

Está bien don Salvador le respeto su posición y no le insisto más, muchas  gracias  por su tiempo, y  que siga tan bien de salud como hasta ahora.

 

 

-Afectuosa despedida y fin -